El 14 de junio de 2020 fue publicado en el Diario Oficial el Acuerdo Gubernativo número 79-2020 por medio del cual se emiten «Normas complementarias al Reglamento de Salud y Seguridad Ocupacional (SSO), para la prevención y control de brotes de Sars Cov-2 en los centros de trabajo», el cual entró en vigencia el 18 de junio. Dentro de las disposiciones para disminuir la probabilidad de contagio en el lugar de trabajo se resaltan las siguientes:

Nuevas obligaciones para patronos: Algunas de las obligaciones, además de las establecidas en el Reglamento de SSO, son: i) Establecer distanciamiento social dentro de los centros de trabajo de al menos 1 metro con 50 centímetros; ii) Clasificar a los trabajadores por nivel de riesgo de exposición y proporcionar el equipo de protección de conformidad con ese riesgo; iii) Implementar un sistema de tamizaje de trabajadores al inicio de la jornada para evaluar los síntomas de COVID-19; iv) Implementar políticas de ausentismo por enfermedad; v) Proporcionar de forma gratuita y periódica mascarillas de tela a todas las personas que les prestan un servicio; vi) Limpiar y desinfectar diariamente el lugar y las herramientas de trabajo; entre otras.

Nuevas prohibiciones para patronos: Algunas de las prohibiciones, además de las establecidas en el Reglamento de SSO y demás normativa, son: i) Realizar cualquier acto de preferencia, distinción o exclusión en el acceso o permanencia en el empleo basado en el COVID-19; ii) Obligar a un trabajador a prestar sus servicios sin las medidas de protección y preventivas adecuadas; iii) Suspender a los trabajadores del centro de trabajo sin seguir las medidas sanitarias adecuadas; entre otras.

Nuevas obligaciones para trabajadores: Algunas de las obligaciones, además de cumplir con las establecidas en el Reglamento de SSO y demás normativa, son: i) Acatar las diferentes disposiciones sanitarias para la prevención y control de contagio de COVID-19; ii) Usar la mascarilla en todo momento; iii) Informar inmediatamente a su empleador si presenta síntomas de COVID-19; iv) Desinfectar frecuentemente sus manos; v) Presentar la constancia de haber cumplido con los criterios médicos establecidos, por la autoridad competente, para descontinuar el aislamiento; entre otras.

Nuevas prohibiciones para trabajadores: Algunas de las prohibiciones, además de cumplir con las establecidas en el Reglamento de SSO y demás normativa, son: i) Ejecutar actos que impidan el cumplimiento de las medidas de SSO; ii) Dañar los equipos de protección personal o negarse a usarlos; iii) Realizar su trabajo sin el debido equipo de protección personal; entre otras. Asimismo, el incumplimiento por parte del trabajador de las obligaciones y prohibiciones, se considerará falta laboral.

Otras medidas de prevención: i) Áreas de aislamiento: El patrono deberá establecer un área específica y temporal de aislamiento físico para evitar el contacto de la persona sospechosa de estar infectada de COVID-19 con los demás trabajadores, mientras es trasladada al lugar que indiquen las autoridades de salud; ii) Uso de áreas comunes: Las áreas comunes deberán estar debidamente señalizadas para respetar el distanciamiento social. Se deben establecer horarios específicos para el uso de áreas como comedores, para evitar la aglomeración de personas; iii) Transporte de los trabajadores: En los lugares de trabajo en donde se proporcione transporte a los trabajadores, se debe respetar el distanciamiento social dentro del vehículo, pudiendo ocupar solamente el 50% de su capacidad; Asimismo, cada pasajero debe utilizar mascarilla todo el tiempo y se debe desinfectar el vehículo después de cada recorrido.

Salud y Seguridad Ocupacional (SSO): Los centros de trabajo deben contar obligatoriamente con un Plan de prevención de riesgos laborales o Plan de SSO, según corresponda, tal como lo establece el Reglamento de SSO. A dichos planes se les deberá incorporar un apartado que contenga la estrategia de prevención y control de COVID-19. Asimismo, se establecen nuevas obligaciones para los monitores o el monitor de SSO, siendo algunas las siguientes: i) Capacitar periódicamente a los trabajadores sobre las medidas para la prevención y control del COVID-19; ii) Establecer una política interna para asegurar el transporte de casos sospechosos de COVID-19 en el centro de trabajo conforme a las directrices de la autoridad rectora en salud; iii) Establecer una política interna para proceder al cierre por veinticuatro horas de las áreas que el caso sospechoso de estar enfermo haya utilizado; iv) Capacitar a los trabajadores sobre la manera adecuada de utilizar, reutilizar o desechar las mascarillas y demás insumos de protección; v) Participar en la elaboración del plan de prevención de riesgos laborales o el de SSO, entre otras.

Sanciones por incumplimiento: Estas disposiciones constituyen un mínimo de garantías, es decir, pueden ser superadas por voluntad del empleador; sin embargo, si no se cumplieran dichas normas, los patronos podrán ser sancionados con una multa de entre 8 a 16 salarios mínimos, y los trabajadores con una multa de entre 4 a 8 salarios mínimos.

Recomendación: Realizar un análisis con el Comité o Monitor de SSO de las medidas de prevención de COVID-19 que ya han sido tomadas en el lugar de trabajo y las que aún están pendientes de ser implementadas, para así evitar sanciones de parte del Ministerio de Trabajo y Previsión Social en caso realizara una inspección.

¿Desea más información?

Recibirá en su bandeja de entrada boletines con la información más reciente sobre Derecho Laboral y Corporativo, así como información sobre los eventos que llevamos a a cabo.

Terminos

Suscripción exitosa