La cuarta revolución industrial ha traído mecanismos de trabajo que ya invadieron el mercado laboral en Guatemala   Actualmente el mundo se enfrenta una era eminentemente digital, los cambios tecnológicos tienen repercusiones en distintos escenarios, en el ámbito económico, social, político y jurídico. La sociedad se enfrenta a lo que se conoce como la Cuarta Revolución Industrial o Revolución 4.0, la cual según el Foro Económico Mundial conlleva la transición hacia nuevos sistemas que están construidos sobre la estructura de la revolución digital. Dentro de los escenarios laborales modernos existen otras figuras cuya característica principal radica en que ya no es necesaria la presencia física de una persona en el centro de trabajo. En estos días, basta con el acceso a internet para poder realizar un servicio como el teletrabajo y el freelance. Según un informe de Euro Found, denominado “New forms of employment” del 2015 ya se pueden identificar nuevas formas de trabajo. Por ejemplo, los países europeos siempre están innovando, por lo que han adoptado diversas modalidades que permanecen vigentes. El coworking es una de ellas, que se refiere a una práctica por medio de la cual profesionales que no comparten empresa, ni sector, ni actividad, se unen para trabajar juntos en un mismo espacio laboral. En Guatemala ya existen sitios en donde se desarrolla esta actividad, que constituye un estímulo positivo al permitir que profesionales desarrollen sus habilidades en un espacio en común. Otra de las modalidades de trabajo es el denominado job sharing en el cual un mismo puesto de trabajo es compartido por dos personas, se turnan en cuestión de horario para realizar sus actividades y se dividen el salario. Esta práctica está generando adeptos en Europa, porque son varias empresas las que la utilizan. Asimismo, existe también crowd employment mediante la cual personas y organizaciones pueden conectarse con otras organizaciones con el fin de resolver dudas y adquirir servicios a cambio de un pago, lo que permite poder desarrollar un determinado proyecto. Estas son nuevas formas de trabajo que se crean a partir de las innovaciones tecnológicas, que recién tienen auge en Europa pero que ya emigraron al resto del mundo; en Guatemala se utiliza el freelance, el coworking y el teletrabajo. Las formas de trabajo tradicionales se están transformando y dando origen a una nueva clase de empleos, por lo que, con el avance de la Cuarta Revolución Industrial, se seguirán produciendo cambios que representarán retos para los gobiernos, empresas y trabajadores. Por lo que el futuro del trabajo conllevará oportunidades y desafíos por afrontar. El contrato de trabajo a tiempo parcial es aquel en el que se pacta la prestación de servicios durante un tiempo de trabajo inferior al que ordinariamente se emplea en el ámbito de la empresa de que se trate, ya sea en términos diarios, semanales, mensuales o anuales y que realice un trabajo idéntico o similar. Las formalidades deben ser las mismas de las que se incluyen en un contrato de trabajo a tiempo completo. Guatemala ha ratificado el Convenio 175 de la Organización del Trabajo (OIT), relativo al trabajo a tiempo parcial, por medio del Decreto 2-2017 del Congreso de la República, el cual ya se encuentra en vigencia. Fuente: Prensa Libre

¿Desea más información?

Recibirá en su bandeja de entrada boletines con la información más reciente sobre Derecho Laboral y Corporativo, así como información sobre los eventos que llevamos a a cabo.

Terminos

Suscripción exitosa